Con cerca de 500 millones de hablantes nativos y muchos más estudiantes en el proceso de adquisición de tal competencia, el español es uno de los idiomas más hablados del mundo. Sin embargo, aunque dicha lengua se originó en España hace cientos de años, podría sorprender que el país hispanohablante más grande sea en realidad México.

Muchos estudiantes de español aspiran a viajar o trabajar en México, pero es importante saber que el español mexicano difiere del idioma europeo en diversos aspectos. Aunque en México comprenderían a un hablante de español europeo con toda probabilidad, ser consciente de estas diferencias podría hacerte la vida mucho más fácil.

Así que, con esto en mente, hemos compilado una guía de español mexicano, prestando particular atención a sus reglas gramaticales distintivas, su pronunciación, vocabulario y jerga para que lo asimiles correctamente.

 

 

Diferencias gramaticales

Posiblemente, las diferencias más importantes que se deben tener en cuenta para aprender el español de México son las numerosas diferencias gramaticales que existen con respecto al español europeo e incluso con respecto a los dialectos hablados en otros países de Centro y Sudamérica. En general, el español de México sigue las mismas reglas, si bien existen algunas excepciones notables.

La diferencia gramatical más obvia tiene que ver con el pronombre de segunda persona. En el español europeo, es común utilizar la palabra informal “vosotros” para dirigirse a un grupo de personas. En situaciones más formales, se usa en su lugar la palabra “ustedes”. No obstante, en el español de México, no se usa nunca el informal “vosotros” y la formal “ustedes” se utiliza siempre, sin tener en cuenta el nivel de familiaridad correspondiente.

Asimismo, a diferencia de otras partes de Centro y Sudamérica, en el español de México no se usa la palabra “vos” como pronombre de segunda persona singular en situaciones de familiaridad, sino que se utiliza “tú”.

 

 

Otra diferencia bastante notable tiene que ver con las formas verbales y rápidamente te darás cuenta de que el pretérito perfecto compuesto es relativamente inusual en el español de México. En su lugar, los hablantes mexicanos generalmente utilizan el pretérito perfecto simple.

Deberías prestar particular atención a los pronombres de segunda persona, ya que los hispanohablantes de México podrían considerar descortés el uso de las versiones informales del español europeo y, además, su uso incorrecto es una forma evidente de destacar como hablante no nativo. Aparte de estas diferencias, sin embargo, el español de México sigue las mismas reglas básicas que el español que se habla en las distintas partes del mundo.

 

 

Pronunciación del español de México

Además de las diferencias gramaticales, el español mexicano también difiere del español hablado en muchos otros países en cuanto a la pronunciación. Si bien el acento es ligeramente distinto en general, una de las características más notables es la ausencia de ceceo que presenta el español europeo.

Por ejemplo, en el español europeo, la letra ‘z’ se suele pronunciar como una ‘th’ sorda en inglés. Sin embargo, en español mexicano, esto cambia y la letra se pronuncia generalmente como una ‘s’ sorda. Esto quiere decir que, en México, no hay diferencia de pronunciación entre las letras ‘z’ y ‘s’, por lo que las palabras “casa” y “caza” suenan de la misma forma en México, mientras que deberían sonar diferente en España.

La misma regla se aplica también a la letra ‘c’ cuando aparece en una palabra inmediatamente antes de una ‘i’ o una ‘e’. Este fenómeno se denomina “seseo”.

La pronunciación del español de México también difiere ocasionalmente con respecto a otros dialectos en cuanto al acento. Como ejemplo tenemos la palabra “vídeo’: en el español de Europa, la sílaba tónica es ‘vi’, mientras que los hablantes de español mexicano tienden a acentuar la sílaba ‘de’.

 

 

Vocabulario y jerga

Para concluir, si bien la mayoría de palabras en español son universales, el español mexicano tiene algunas de su propio vocabulario. Como resultado, los que planeen viajar a ese país podrían necesitar familiarizarse con algunas de estas palabras y frases únicas de dicho dialecto si desean entender con claridad a los locales.

En particular, el español mexicano se caracteriza por tener muchas palabras prestadas del inglés o anglicismos. Esto se debe, probablemente, a la proximidad con Estados Unidos y al desplazamiento de personas entre los dos países con el transcurso de de los años.

Algunas de estas palabras, como “hobby”, se deletrean y pronuncian exactamente igual que en inglés, mientras que otras son tan similares a su equivalente inglés que son fáciles de entender. Algunos ejemplos son “marqueta” (market) y “traque” (track). Ninguna de estas palabras se usa por lo general en el español europeo y, habitualmente, el uso de anglicismos es más común cuanto más cerca se está de la frontera con Estados Unidos.

 

 

Asimismo, algunas palabras y frases de la jerga mexicana se desconocen por completo en España y muchas frases tienen significados diferentes con respecto a su traducción literal. Aunque probablemente no necesites utilizarlas, podrías oírlas cuando estés en México, por lo que te facilitamos una lista de ocho palabras y frases de la jerga mexicana para ponerte en marcha:

“¡Aguas!”: Se utiliza con el significado de “¡cuidado!” o “¡atención!”.

“Bronca”: Normalmente se utiliza con el significado de “pelea” o “discusión”, pero, en jerga mexicana, la palabra tiene un significado menos concreto y puede utilizarse para describir algún tipo de problema o crisis.

“Codo”: Aunque es una palabra normal en español, a menudo se utiliza en México para describir a alguien que es “tacaño” con el dinero.

“Estoy crudo”: Significa “tengo resaca”.

“Fresa”: Algunos hablantes mexicanos utilizan esta palabra para referirse a una persona joven, ofensiva y materialista. Se suele usar para describir personas de origen privilegiado.

“Naco” / “Naca”: Se utiliza para describir una persona vulgar o de clase baja. La última letra de la palabra cambia dependiendo del género de la persona descrita, lo cual es uno de los principios básicos de la lengua española.

“¡Qué padre!”: Se usa comúnmente como sinónimo de “¡qué guay” o “¡qué bien!”

 

Pin It on Pinterest

Share This