¿Por qué deberías participar en el Sprint?

¿Por qué deberías participar en el Sprint?

Por Erin McGann
Actualizado el 21.01.2022

La clave del aprendizaje, y en realidad para lograr cualquier cosa, es la constancia. Si estás aprendiendo a tocar un instrumento, 10 minutos al día es mejor que dos horas una vez por semana. Lo mismo ocurre con el aprendizaje de idiomas. Hablando, escuchando y leyendo todos los días conseguirás mejores resultados. Ya lo sé…, es más fácil decirlo que hacerlo.
Pero Lingoda es la solución ideal. Si añadimos la posibilidad de recibir la mitad de tus clases gratis, ¿te animarías a intentarlo?
Perdona, ¿cómo has dicho? ¿Dinero gratis y además aprender un idioma? Lo sé. Y en enero, cuando todos nos sentimos algo tristes y gruñones, y no muy satisfechos con nosotros mismos.

Únete al Sprint de Idiomas

La nueva Promoción del Sprint

Si tu propósito de Año Nuevo es mejorar tu nivel en un idioma extranjero, esto es perfecto para ti. Asistes a 15 clases al mes durante tres meses. Al final de esos tres meses, si no has faltado ni una sola vez, obtienes un reembolso del 50 %. Es más o menos una clase cada dos días, que es justo lo que decíamos al hablar de la constancia.

Supersprint

Personalmente, siempre he buscado una excusa para enfocarme a fondo en el aprendizaje de idiomas. ¿Qué tal si alguien me llevara a un resort, me hiciera la comida cada día y tuviéramos clases de idiomas por las tardes, con algo para picar? Bueno, supongo que alguien estaría dispuesto a hacerlo a cambio de un montón de dinero, pero existe una opción mejor. Asiste a una clase de Lingoda todos los días durante tres meses y recuperarás todo tu dinero. En eso consiste el Supersprint: 30 clases al mes, durante tres meses. Es mucho, pero si asistes al 100 % de las clases, es gratis. 

También es cuestión de hábitos

Sí, desde luego que la constancia es estupenda para estudiar, pero crear un hábito de estudio es igual de importante. Crear un hábito lleva unos dos meses, así que hacia el final del Sprint o del Supersprint te habrás acostumbrado tanto a trabajar en tu nuevo idioma que se habrá convertido en algo natural. Tan solo piensa en lo lejos que puedes llegar en ese intervalo de tiempo. De media, un nivel de idioma son unas 50 clases. Así que en tres meses de Sprint casi habrás superado un nivel. Si escoges el Supersprint, habrás completado un nivel y parte del siguiente.

Lo que más me gusta de las clases de Lingoda

Las clases son flexibles y los grupos pequeños. Puedes reservar tu clase a casi cualquier hora del día, en cualquier zona horaria. En las clases de grupo hay un máximo de cinco estudiantes, y sinceramente, desde mi experiencia, por lo general solo hay dos o tres estudiantes. Esto te permite recuperar el aliento, pero tampoco puedes esconderte, con lo cual tendrás que participar mucho en la clase. Es el método perfecto para aprender un idioma cuando estás muy ocupado con el trabajo o la familia.

Lo esencial

Si asistes a alguna clase antes de esa fecha, no será contabilizada. Es muy importante que leas el apartado de los términos y condiciones donde se explica.

Los pagos se realizan en tres plazos, y si asistes al 100 % de las clases recibirás un reembolso al final de la Promoción del Sprint/Supersprint.

Después de los tres meses, tu cuenta se convertirá automáticamente en una suscripción mensual, pero puedes renunciar a ello.

Vamos, ¿Qué estás esperando? ¡Demos juntos el salto a la aventura de los idiomas!

Únete al Sprint de Idiomas


Erin McGann es una escritora autónoma canadiense que se centra en los viajes, la vida en el extranjero, la paternidad, la historia y la cultura. Tras casi una década viviendo en el Reino Unido, Erin se instaló en Heidelberg (Alemania) con su marido y su hijo. Llevar a su familia a todos los castillos y museos al aire libre es una de sus actividades favoritas, junto con la costura, el tiro con arco y la recreación histórica. Puedes consultar su blog de viajes y seguir su obsesión por las casas con entramado de madera en su Instagram.