Ella es Agustina. Es profesora de español con Lingoda, pero también está aprendiendo alemán y francés, ¡así que sabe demasiado bien los altibajos de aprender un idioma! 

¡Agustina, por favor, cuéntanos un poco sobre ti!

Me llamo Agustina Palenque (un apellido muy español). Soy argentina y, por el momento, estoy en una etapa nómada de mi vida. Hace un par de años, uno de mis primos me preguntó: “¿Y cuándo vas a vivir en el extranjero?” y recuerdo pensar: “¿lo tengo que hacer?”. ¿Eso es porque todos los millennials han tenido su viaje de carretera por Europa, viaje por Australia y han ido a Tailandia? Yo soy más de proyectos educativos estables, de conocer a los estudiantes y de ser capaz de ver su propio desarrollo mientras aprendo de ellos. He aprendido mucho gracias a mi vida estable en Buenos Aires. La educación era mi manera de hacer el mundo un poco mejor, mi manera de entender lo distintos que somos todos, cuánto necesitamos que nos quieran, nos escuchen y nos respeten. Mi manera de entender que todos necesitamos (y merecemos) encontrarnos a nosotros mismos y nuestra mejor manera de vivir con el resto. 

Sin embargo, en un momento dado de mi vida sentí que también necesitaba aprender más, y que allí no había ningún nuevo reto para mí. Podía cambiar de trabajo o de barrio, pero ya sabía cómo me sentiría. 

Fue entonces cuando se me ocurrió la idea de viajar, y de repente para mí no había más opciones que tener un nuevo tipo de aventura, sin saber cómo iba a ser, solo esperando que la vida me dijera lo que tuviera que decirme. España, Italia, Marruecos ¡e incluso Nueva York! Me di cuenta de que me encantaba la viajera que llevaba dentro. Ahí es cuando el Fénix de cada ciudad comenzaba a murmurar: “Berlín. Tiene que haber algo para mí allí”. Así que aquí estoy, esta ciudad alucinante e intensa que me dio toda una nueva perspectiva de vida, y así fue como encontré Lingoda, intentado aprender algo de alemán. Apliqué para trabajar como profesora de español online y tuve mi primera experiencia oficial como profesora de idiomas. Y me encantó. Ahora sé que puedo hacer mi trabajo en cualquier lugar al que vaya. 

Agustina

¿Cómo es un día normal para ti como profesora de Lingoda?

No creo que haya un día normal para un profesor de Lingoda, en especial para mí. ¡Mi rutina ha cambiado mucho en los últimos días! Puedo decir, sin embargo, que, como persona madrugadora, prefiero trabajar por las mañanas con un par de clases. Después tengo mi clase de francés con Lingoda, en torno al mediodía. ¡Me encantan las clases, y me gustaría haber comenzado antes! Sé que volveré al alemán tan pronto como mi francés sea lo bastante fuerte. Después de mi clase, trabajo en otros proyectos personales. Estoy empezando a pensar en escribir un nuevo blog para compartir mi experiencia viajando y dando clase y quizá (solo quizá) un canal de Youtube para estudiantes de español de nivel intermedio. Prefiero hacer todo esto en un café agradable (esto es un hábito muy porteño; es decir, de la gente de Buenos Aires).

Supongo que mi rutina va a cambiar de nuevo ahora que me voy a Francia, supongo que va a centrarse mucho más en estar en contacto con la naturaleza. Pero en realidad no lo sé, y eso es lo que más me gusta. 

¿Qué es lo que más te gusta de la plataforma?

Me gusta el tipo de gente que conecta Lingoda. La mayoría de los estudiantes que he tenido oportunidad de conocer eran gente sensible que quieren aprender más sobre otras culturas y maneras de vivir. También me gustan los temas que prepara Lingoda para las clases y la aproximación educativa. ¡Gracias a los materiales he tenido conversaciones muy interesantes! Verdaderamente pienso que solo aprendemos lo que queremos comunicar, así que intento tener discusiones reales. Por lo tanto, ¡tengo muchas nuevas ideas y preguntas sobre la vida!

¿Qué te gusta de aprender y hablar otros idiomas?

Me gustan los malentendidos y otras situaciones divertidas con los falsos amigos. Si puedes reírte de ti mismo, ¡puedes pasártelo genial cuando haces errores y escuchas lo que la gente ha entendido! Por ejemplo, me acuerdo de que, hace un tiempo, uno de mis estudiantes intentaba decirme que a veces no le gustaba su nuevo barrio porque los “borrachos” hacen mucho ruido, pero en vez de decir “borrachos” dijo “embarazadas”. Así que estaba diciendo que las embarazadas hacían mucho ruido por los alrededores de sus casas. Fue tan divertido, estuvimos riéndonos un par de minutos. 

Un amigo me dijo que aprender un nuevo idioma era una manera de poner a prueba tu propio ego, y estoy totalmente de acuerdo. El idioma es una gran parte de tu expresión personal. Intentar expresarte cuando aún no te sientes completamente confiado en un nuevo idioma significa que constantemente aceptarás el hecho de que la gente no verá todas las cosas interesantes que quieres decir, y simplemente tendrás que asumirlo. 

¿Por qué crees que la gente debe aprender idiomas?

Me di cuenta de la importancia de aprender idiomas la primera vez que fui a Europa hace dos años. Hablar inglés, y sentirse bastante cómoda haciéndolo, era una gran ventaja para conocer a otros viajeros. También creo que la lengua es una de las expresiones más identificativas de una cultura, y me parece muy interesante. Por ejemplo, he aprendido que el alemán es una lengua muy lógica, ¡y tiene muchas palabras para nombrar cada cosa y cada idea! Eso es algo que definitivamente identifica la cultura alemana: lógica, estructura y precisión: dicen exactamente lo que quieren decir. 

Además, creo que los problemas que tiene el mundo (y siempre ha tenido) solo se pueden resolver si tenemos un manera de pensar mundial. Paulo Freire, pedagogo brasileño, dijo “La cabeza piensa donde los pies miran”. Significa que tendemos a ver la vida y pensar en ella desde la perspectiva de nuestra presencia material. Así que, si de verdad queremos hacer un cambio, tenemos que hacer el esfuerzo de aprender de los demás, tener empatía con sus experiencias vitales y al menos intentar ver la vida desde su perspectiva. El idioma es definitivamente una buena manera de conseguir este reto.

¿Qué es lo que más te gusta de la lengua española?

Me gusta la música. Estoy todo el rato con música, y me gusta pensar cómo las palabras que elijo suenan juntas. Supongo que es lo mejor del español: suena bonito. Además, podría decir que es un idioma flexible: hay muchas maneras de expresar la misma idea usando estructuras gramaticales correctas. Sé que esto puede ser un poco confuso para los estudiantes, pero creo que es un punto fuerte. Aunque los miembros de la Real Academia Española intenten mantener unas reglas rígidas, los españoles siempre juegan con nuestro idioma. Así que eso es lo que tienes que hacer para ser capaz de aprender español: jugar. Además, como Carlos Fuentes (escritor mexicano) dijo, el español es “el idioma que con mayor elocuencia y belleza ofrece el repertorio más amplio del alma humana”. Así que, según él, el español es el idioma que ofrece más belleza y elocuencia. No hablo tantos idiomas como para confirmar esto, pero creo que el español hace que las personas sean más capaces de expresar sus emociones y pensamientos. 

¿Por qué crees que que las personas deberían visitar o incluso vivir en un país hispanohablante?

Hace tiempo, una amiga sueca me preguntó sobre mis planes y cuando le dije todas mis alternativas, ella dijo: “¡me encanta lo flexibles que sois respecto al futuro!”. Y yo pensé “sí, bueno, lo somos, porque hay que serlo”. La vida es diferente en cada país. Crecer en América Latina te hace consciente de cuánto puede cambiar el contexto cada década, año o mes. ¡Necesitas ser capaz de acostumbrarte y disfrutar de la vida!

Además, los países hispanohablantes son precisamente lo contrario a las sociedades individualistas. Estamos acostumbrados a pensar en nosotros como partes de un colectivo y no solo en nuestros logros personales. Eso es algo que cualquier viajero en América Latina podría notar; es una perspectiva de vida diferente, y creo que otros países podrían aprender mucho de ello. 

Me gusta la pasión y la intensidad del español

Estés cocinando, bailando, jugando al fútbol, escuchando música o discutiendo sobre política con hispanohablantes notarás cuánto disfrutamos y nos tomamos las cosas en serio. Aunque cada país tiene su propia idiosincrasia, me gustaría tener la oportunidad de aprender más sobre México, Cuba, Guatemala o Colombia, por ejemplo. 

¿Qué trucos o consejos tienes para un estudiante de idiomas?

Hablar en un idioma extranjero requiere un gran esfuerzo la mayor parte del tiempo. Así que, ante todo, creo que un consejo práctico sería intentar escoger el mejor momento del día para dar tus clases. ¿Cuándo te sientes más hablador? Para mí, es en torno a mediodía, después de haber trabajado un par de horas. Las noches no son un buen momento para mí, ¡solo quiero relajarme y hablar español! También creo que ayuda mucho estar preparada para las clases. Yo intento leer los materiales antes para ir preparada con el vocabulario y centrarme en la conversación. Además, como dice mucha gente, es genial cuando intentas hacer del idioma parte de tu rutina: intenta leer noticias en ese idioma, escuchar música y ver series. Los podcasts y los artículos en francés en los medios de comunicación son muy interesantes para mí.     

Y por último, pero no por ello menos importante, no hagas lo que hice yo cuando intentaba aprender alemán. Sé realista con tus objetivos, no te pongas nervioso y disfruta del camino. 

¿Qué sabias palabras tienes para la gente que piensa en tomar el camino del aprendizaje de idiomas?

No sé si son palabras de sabiduría, pero diría que aprender un nuevo idioma es mucho más que aprender gramática o tener una pronunciación perfecta. Lo más importante es acoger esa nueva cultura, y jugar por un tiempo con esa “nueva identidad” que te ofrece el idioma. Paso a paso, cualquier estudiante debería intentar operar, comunicarse. Hay profesores de español alucinantes, a los que les encantaría ayudarte a sentir más seguridad.  

Empieza a aprender español

Si te gustaría empezar a aprender español con profesores como Agustina, visita la página web de Lingoda ¡y regístrate para una prueba gratis de 7 días!