7 pequeños cambios que marcarán una gran diferencia al aprender un idioma

Por Grace Grossmann
October 14, 2020

¿Te suena el dicho de que las pequeñas cosas son las que más importan? Pues bien, es cierto, y lo mismo se puede aplicar a la forma en que aprendes un idioma. Si haces pequeños cambios en tu forma de aprender, sucederán grandes cosas, incluyendo que aprenderás más rápido, porque “las pequeñas cosas son las que marcan una gran diferencia”, como afirma Yogi Berra. Así que aquí están nuestros siete pequeños cambios que marcarán una gran diferencia en tu aprendizaje de idiomas.

Introduce estos 7 pequeños cambios en la forma en que aprendes idiomas

1. Prioridades

Desde el primer momento, establece tus prioridades en función de lo que quieres lograr. Si tienes en mente unos objetivos claros y bien definidos, todo lo demás fluirá mucho mejor. Estos son nuestros tres sencillos consejos para mantener tu objetivo de aprendizaje de idiomas. Establecer objetivos puede parecer un detalle sin importancia a la hora de aprender un idioma, pero haciéndolo ganarás concentración y determinación.

5 indicios de que deberías invertir en aprender un nuevo idioma

2. Planificación

Es interesante planificar el aprendizaje de idiomas, visualizar en qué punto nos encontraremos dentro de unos meses o años y centrarnos en llegar hasta allí. Hacer un moodboard o un mapa mental puede sernos de gran ayuda: lee nuestro artículo sobre cómo los mapas mentales pueden ayudarte a aprender idiomas.

Lo más probable es que comiences con una gran motivación, pero puedes ir perdiendo energía por el camino, por lo que el siguiente pequeño cambio es:

3. Sé paciente

Este pequeño cambio es en realidad un truco mental. Si ejercitas la paciencia, empezarás a ganar confianza en tu aprendizaje de idiomas. Por supuesto, entendemos que quieras aprender muy rápido con nuestro Sprint de Idiomas, ¡pero eso no está reñido con la paciencia!

10 maneras de decir “Te quiero” en inglés

4. Sé consciente del tiempo

Tenemos muchas distracciones a nuestro alrededor y muchas cosas que hacer, y se nos va el tiempo más rápido de lo que pensamos. Al aprender un idioma, es crucial que controlemos los tiempos y, además, que eliminemos todas las distracciones. Sin distracciones a nuestro alrededor, nos podremos concentrar mejor. Puedes poner un temporizador cada 25 minutos y utilizar la técnica Pomodoro, por ejemplo.

5. Haz pequeños descansos

Sabemos que es bueno hacerlos, aunque seguramente no los hacemos. Pero, cuando estás aprendiendo, tu cerebro debe descansar para poder procesar la información. Tu mente es un músculo, así que cuanto más entrenes tu cerebro para aprender durante un periodo de tiempo y posteriormente hacer un descanso, más rápido avanzarás.

Mapas mentales para aprender un nuevo idioma

6. Haz picoteos sanos

Al aprender un idioma, ¡nuestro cerebro necesita alimento para tener energía! Esto no significa que nos comamos una bolsa de patatas fritas o una tableta de chocolate, sino que debemos ejercitar la alimentación consciente, y así nos resultará más fácil memorizar las cosas. Por ejemplo, comer un puñado de nueces elevará tus niveles de concentración, reforzará tu memoria y ¡hasta puede hacer que seas más inteligente!

7. Mantén la esperanza

Nunca te rindas. Hay muchas etapas emocionales en el aprendizaje de idiomas, así que no dejes que los días malos te hagan flaquear. Más bien, descansa y escucha un podcast en el idioma que estás aprendiendo, o mira una serie: ¡tu cerebro seguirá trabajando!