¿Qué piensas de Mamá Ganso?

Seguramente no has pensado en ella desde que eras un niño pequeño. No es de extrañar. Muchos de nosotros seguramente recordamos las canciones infantiles que nos enseñaron, pero no pensamos mucho en ellas al hacernos mayores. ¿Por qué deberíamos? Como adultos, ya no las necesitamos.

A no ser, por supuesto, que quieras aprender un idioma.

¿Por qué canciones infantiles?

Es fácil ver por qué las canciones infantiles son útiles para los niños en el desarrollo de sus habilidades lingüísticas. Pero ¿sucede lo mismo con los adultos que estudian un idioma?

Los niños aprenden canciones para familiarizarse con el funcionamiento de una lengua. Esto incluye aspectos como la pronunciación, la entonación y las reglas gramaticales. Pero también se supone que las canciones infantiles, a menudo simples pero imaginativas, son divertidas.

El problema es que la arañita pequeñita que fascina a los niños puede resultar aburrida para los adultos. Por eso, la mayoría de los estudiantes se mantienen alejados de las canciones infantiles. Sin embargo, a la hora de aprender un idioma, estas canciones pueden ser una manera inteligente de familiarizarse con los rudimentos de la lengua. Y, además, con la cultura que subyace a ellas.

a couple reading a nursery rhyme book outdoors

Cómo puedes empezar a aprender

Al principio, las canciones infantiles pueden no resultar atractivas para los adultos. Pero descubrir la cultura común de una lengua mediante rimas peculiares es más interesante que los ejercicios de gramática, ¿verdad?

La verdadera pregunta es: ¿cómo puedes empezar a usar las canciones infantiles como complemento a tus esfuerzos por aprender?

Empecemos viendo una canción infantil inglesa muy popular.

Twinkle, Twinkle, Little Star

“Twinkle, twinkle, little star,

How I wonder what you are.

Up above the world so high,

Like a diamond in the sky.

Twinkle, twinkle, little star,

How I wonder what you are.”

Es corta, dulce y sencilla. Si estás estudiando inglés, es una buena manera de familiarizarse con la colocación de los adjetivos, los verbos, aprender vocabulario, practicar la pronunciación y usar comparaciones. Realmente hay mucho que aprender en una canción tan corta.

A los estudiantes de inglés, les llevará un tiempo entender la letra, pero el esquema rítmico les ayudará a recordarla. Esto significa que es improbable que confundan el orden de las palabras.

Si quisieras aprender inglés usando esta canción, deberías empezar buscando el vocabulario y memorizándolo. Luego te la recitarías a ti mismo tratando de averiguar lo que significa cada palabra. Después, verías cuánto puedes entender antes de anotar aquello que tengas que buscar para seguir estudiando. 

reading-nursery-rhymes

Au clair de la lune

En cierto modo, usar canciones infantiles para aprender un idioma es parecido a usar libros o audiolibros. Pero las canciones infantiles son mucho más cortas y fáciles de entender.

Observa esta canción infantil francesa. Es algo más larga que “Twinkle, Twinkle, Little Star”, pero así es como empieza:

“Au clair de la lune,

Mon ami Pierrot,

Prête-moi ta plume

Pour écrire un mot.

Ma chandelle est morte,

Je n’ai plus de feu,

Ouvre-moi ta porte,

Pour l’amour de Dieu.”

Cualquier estudiante de francés te dirá que la pronunciación puede ser una odisea, especialmente cuando se enfrenta a las letras mudas. Esta canción es una buena herramienta para acostumbrarse a lo que se pronuncia y a lo que no. También es una interesante introducción a la gramática básica, incluyendo el uso de los posesivos y la negación.

“Au clair de la lune” es además más larga que otras canciones infantiles. Cuenta una historia, lo cual la hace interesante para niños y estudiantes adultos que no la conocen.

En otras palabras, los estudiantes de idiomas adultos no deben pensar en las canciones infantiles como en algo ajeno a ellos. Mientras sigas aprendiendo, todo puede ser un recurso estupendo para ayudarte a progresar en un idioma.