En el mundo actual, cuyo ritmo es frenético y en el que todo está conectado y globalizado, saber más de una lengua se ha convertido en algo esencial. Evidentemente, el primer beneficio consiste en que las habilidades lingüísticas te permiten comunicarte con más gente y de una manera más eficaz, lo cual tiene un valor incalculable. Conocer una lengua adicional también te permite tener acceso a nuevos recursos tales como libros, música o películas que serás capaz de comprender sin necesidad de traducirlos previamente. Así mismo, aprender un nuevo idioma te abre las puertas hacia una nueva cultura que enriquecerá tu vida y la forma en la que te abres camino por el mundo.

Pero además de estas incuestionables ventajas, hablar dos o más idiomas tiene beneficios adicionales que quizás no esperes… ¡Aquí los tienes!

benefits-of-learning-foreign-language-work.jpg

Sientes que tienes múltiples personalidades

Muchos estudios han demostrado que la gente que habla varios idiomas tiende a desarrollar diferentes personalidades que aparecen según qué lengua están usando.

Este experimento realizado en 1968 por Susan Ervin con mujeres japonesas que vivían en los Estados Unidos lo demuestra a la perfección:

  • 1. CUANDO MIS DESEOS ENTRAN EN CONFLICTO CON MI FAMILIA…
    • (japonés) es un momento de mucha tristeza.
    • (inglés) hago lo que quiero.
  • 2. PROBABLEMENTE SERÉ…
    • (japonés) ama de casa.
    • (inglés) maestra.
  • 3. LOS AMIGOS VERDADEROS DEBERÍAN…
    • (japonés) ayudarse mutuamente.
    • (inglés) ser muy honestos.

Otro caso similar es el del editor y escritor Noam Scheiber, quien decidió dejar de hablar en hebreo de forma exclusiva a su hija al darse cuenta de lo siguiente: “Por ejemplo, soy divertido cuando hablo en inglés. O al menos, tengo mis momentos. No es así cuando hablo en hebreo. Mi hebreo tiende a volverme más frío, más serio y, ¡afrontémoslo!, menos fluido”.

En este caso, el hecho de que pudiera hablar varias lenguas tuvo un impacto directo en su vida y en la relación mantenida con su hija. “No resultó muy complicado llegar a la conclusión de que, al igual que yo me sentía más yo mismo hablando en inglés, con mi hija también me sentía más como su padre al emplear este idioma”.

Tienes una carrera profesional más productiva

Si hay una habilidad en la que los técnicos de selección de personal están siempre interesados, es sin duda la capacidad de hablar con fluidez otros idiomas.

No solo aumentan tus probabilidades de desarrollar relaciones efectivas y significativas con compañeros de trabajo o colegas extranjeros: conocer varias lenguas puede también mejorar tu inteligencia emocional y hacer que seas más flexible y creativo. ¡Dos habilidades cruciales para tener una carrera profesional llena de éxitos!

benefits-of-learning-foreign-language-money.jpg

Tomas mejores decisiones, ¡incluso las que atañen a tus finanzas!

Según una serie de experimentos realizados sobre personas procedentes de Estados Unidos y de Corea, se ha demostrado que “al pensar en una segunda lengua en lugar de hacerlo en la materna, se reducían los sólidos prejuicios que nos llevan al engaño debido a cómo se perciben los riesgos y los beneficios”.

Otros estudios han reflejado que conocer un segundo idioma proporciona una distancia cognitiva muy útil con respecto a los procesos de toma de decisiones automáticas que generalmente seguimos.

Esta distancia pone en relieve el pensamiento analítico y reduce el impacto de las respuestas emocionales e impulsivas.

Por este motivo, se ha sugerido que la gente que habla varios idiomas debería intentar tomar las decisiones relativas a sus finanzas después de abordar el tema empleando una lengua extranjera en lugar de hacerlo con la suya propia.

Tú cerebro está más sano

Existen investigaciones que demuestran que hablar varias lenguas a lo largo de nuestra vida nos ayuda a entrenar el cerebro y a mantenerlo más ágil y rápido. Aparentemente, el aprendizaje de idiomas cambia la estructura del cerebro y lo hace más eficiente.

Por otro lado, ayuda al cerebro a resistirse durante más tiempo a la enfermedad del Alzheimer así como a otros tipos de demencia. El tener que cambiar de un idioma a otro estimula al cerebro y ayuda a construir una reserva cognitiva que se puede comparar con el hecho de tener un depósito de reserva para el coche.

Aunque no se pueda prevenir que una enfermedad como el Alzheimer se desarrolle, la capacidad de hablar al menos dos idiomas ayuda a retrasar su aparición por algunos años.

benefits-of-learning-foreign-language-travel.jpg

Tienes una mejor comprensión de tu propio idioma

El hecho de conocer la gramática, el vocabulario y la sintaxis de otro idioma te ayuda a comprender mejor tu propia lengua. Al menos, una vez que sabes lo suficiente de esa segunda lengua como para ser capaz de comparar cómo se expresan las cosas en cada una de ellas.

Esto te enseñará mucho sobre algunos de los valores fundamentales que se esconden detrás de tu lengua materna y, por extensión, de tu propia cultura.

Aprender otro idioma es una experiencia reveladora que te permite comprender qué dio forma a la cultura de las lenguas de las que derivan. Este proceso te asegura también un mejor entendimiento de tu propia procedencia y de la de los otros.

Se te dan mejor las matemáticas

El proceso de aprendizaje de un nuevo idioma mejora la estructura y los circuitos del control de ejecución del cerebro. Por ello, se cree que la gente que habla más de una lengua es mejor realizando tareas analíticas como pueden ser las matemáticas.

Un estudio coreano realizado en 2010 cuyo objetivo era comparar el aprendizaje de idiomas y la comprensión de las matemáticas también concluyó que “el proceso educativo vinculado a los idiomas hace de lubricante, anticipando así buenos resultados en el aprendizaje de las matemáticas”.

En cierto modo, el aprendizaje de una lengua puede ser comparado con un entrenamiento que te ayuda a poner en forma tu cerebro en lugar de ejercitar tu cuerpo. El ejercicio regular te ayudará a utilizar tus músculos para completar determinadas tareas más fácilmente. Y el cerebro no es ninguna excepción.

benefits-of-learning-foreign-language-multitasking.jpg

Tienes acceso de primera mano a más tesoros literarios y culturales

¿Te has preguntado alguna vez cuánto se pierde en una traducción? ¡Simplemente piensa en todas las palabras intraducibles que la mayoría de las lenguas tienen! Torschlusspanik del alemán, flâner del francés o soler en español no tienen ninguna palabra equivalente en inglés.

De forma similar, algunas lenguas utilizan varias palabras para describir algo que en inglés se expresa con una sola palabra. Un famoso ejemplo –aunque sea un cliché- es aquel que dice que los angloparlantes “tienen la misma palabra para expresar que está nevando, que hay nieve en el suelo, que la nieve está dura compacta como los bloques de hielo, para designar que la nieve está medio derretida o que se trata de un vendaval de nieve. Y así cualquiera que sea la situación en la que haya nieve. Para un esquimal, esta palabra en la que todo cabe sería casi impensable”. (Whorf, Benjamin Lee. 1949. “Ciencia y lingüística”, extraído de Carroll, 1956).

Por otro lado, transmitir a través de una traducción lo que un autor quiere decir o expresar de forma fiel el estilo de un artista puede resultar una tarea compleja, casi imposible. La prosa -nítida y brutal, pero siempre elegante- de la escritora francesa fallecida Marguerite Duras, por ejemplo, es siempre difícil de percibir en el papel una vez traducida. Lo mismo podemos decir de los filósofos alemanes cuyos trabajos deberían leerse preferiblemente en alemán -según nos dicen la mayoría de los expertos- para evitar que nos perdamos en algunos leves matices, pero que sin duda son significativos.

Se te da mejor realizar varias tareas al mismo tiempo

Para alguien que no está acostumbrado, realizar varias tareas al mismo tiempo puede resultar una actividad realmente agotadora… Por el contrario, si estás acostumbrado a emplear varias lenguas y a cambiar de una a otra con frecuencia, tener que pasar rápidamente de una tarea a otra o llevar a cabo de forma simultánea varias a la vez, resultará una experiencia mucho más sencilla.

Como mencionamos anteriormente, ser capaz de cambiar de un idioma a otro constituye un verdadero entrenamiento para el cerebro. De hecho, esta destreza adquirida resulta aún más eficaz cuando se trata de completar tareas que no tienen nada que ver con los idiomas.

Lo que sucede es que se llega a ser mejor priorizando y clasificando la información que nos llega, por lo que estas habilidades también se activan cuando se necesitan para realizar otras tareas.

Te permite conocerte mejor

En suma, aprender un nuevo idioma y llegar a ser fluido en él constituye toda una lección de humildad.

Te ayuda a cambiar tu punto de vista sobre la vida y tu forma de ver el mundo, pues tu perspectiva se enriquecerá con todo lo que rodea a este nuevo idioma.

El hecho de que conozcas una o varias lenguas te traerá ventajas sociales, culturales y personales. ¡Y muy pronto descubrirás que estos beneficios ampliarán tus horizontes en más de un sentido!