¿Tienes una hora libre? ¡Aprende un idioma!

¿Tienes una hora libre? ¡Aprende un idioma!

Por Lingoda Team
January 10, 2019

Una hora extra está muy bien; pero, ¿qué vas a hacer con ella?

Cada octubre, nos resignamos al hecho de que el invierno está por llegar, especialmente cuando cambiamos la hora. Es el final del ahorro con luz natural. Nos escondemos, con un chocolate caliente, calcetines de invierno y nuestro recopilatorio de series, e hibernamos hasta la primavera.

A veces nos olvidamos de que, con el cambio de hora, tenemos una hora más un día. ¡Una hora completa para hacer lo que queramos! ¿Qué vas a hacer con ese tiempo?

Decisiones, decisiones

Bueno, puedes tirarte una hora más en la cama, hacer el vago durante un largo desayuno (recomendamos un desayuno inglés completo) o puedes simplemente perder el tiempo en las redes sociales.

Pero imagina lo satisfecho que te sentirías si te levantaras a la misma hora de siempre e hicieras algo productivo con tu hora extra. Incluso mejor, imagina qué harías si tuvieras esa hora extra todos los días y eso transformara tu vida.

Aprende un idioma, descubre un nuevo mundo

Aprender un idioma abre la puerta a una nueva carrera profesional, nuevas amistades e incluso la oportunidad de vivir y trabajar en otro país. Imagina aprender alemán y después mudarte a la capital cultural que es Berlín, o pasar una hora cada día practicando inglés para los negocios para adquirir ese ascenso tan importante y que tanto mereces.

Aprender es bueno para ti

Está probado que levantarse temprano, hacer ejercicio y comer sano es bueno para tu salud. ¿Sabes qué? Aprender un idioma también es bueno para tu bienestar. Las personas que hablan varios idiomas ganan más, suelen tener la mente más abierta y se les da mejor resolver problemas y adaptarse al cambio. Aprender un idioma te fuerza a concentrarte y vivir el momento. Es una experiencia vital muy profunda en un mundo de constantes distracciones. ¿Qué es una hora al día cuando puedes mejorar tu confianza y bienestar? Por no mencionar las puertas que se abrirán en tu carrera profesional y las oportunidades para viajar.

La hora extra

¡Vayamos al grano! Sabemos que malgastamos la hora extra haciendo tonterías y perdiendo el tiempo en Facebook. Técnicamente, puedes ahorrar una hora al día si acabas con algunas pérdidas de tiempo:

  • Pasa menos tiempo en las redes sociales. ¿Cómo has acabado viendo las fotos de la boda de la mejor amiga de la hermana de tu tía?
  • Aléjate de los vídeos. Venga, hay demasiados animales monos para ver.
  • Levántate temprano y utiliza el tiempo del desayuno para repasar tus notas de clase.
  • Saca más provecho a la hora de la comida. En vez de sentarte en tu mesa y comerte un sándwich, haz una clase con Lingoda o practica el vocabulario nuevo que has aprendido.
  • Graba algunas de las frases que has aprendido en clase y escúchalas de camino al trabajo.
  • Enseña a tus amigos. Está probado que, si enseñas a otra persona lo que has aprendido, es más probable que memorices las nuevas palabras. Así que sienta a tu mejor amigo, o llámalo al final del día, y cuéntale lo que has aprendido.

Es hora de cambiar

¿Listo para empezar? Apúntate a un curso de Lingoda y familiarízate con un nuevo idioma hoy. No podemos incluir los calcetines de invierno y las velas, pero ofrecemos clases cara a cara con profesores expertos, online, a cualquier hora del día o de la noche que quieras aprender. Prepárate un té, estírate y regístrate ahora.