De EE. UU. a Leipzig: así vive Kate el sueño de su vida
por Lingoda Team
June 02, 2020

En Lingoda siempre nos resulta interesante conocer el motivo por el que nuestros estudiantes deciden aprender un idioma. ¿Por trabajo, para viajar, por amor? Hemos hablado con Kate, una estudiante de alemán de Lingoda, acerca de su experiencia aprendiendo el idioma, de Alemania y de los desafíos que se ha ido encontrando por el camino.

¿Por qué aprender alemán?

Son las 9 de la noche de un domingo. Las ventanas están abiertas de par en par, dejando entrar el aire fresco de la noche en mi apartamento. Me llega un ligero olor a brasas, supongo que de los restos de la fiesta de parrilla, aparentemente constante, de los vecinos. En la calle se oyen risas y algún ocasional “Ach, Mensch!” o “Was denn?!” proveniente de un pequeño grupo reunido en la esquina, con sus cervezas del Späti y sus cigarrillos de liar. En algún sitio, en la lejanía, alguien está tocando la guitarra, y cada cierto tiempo pasa el tranvía, ahogando los otros sonidos durante unos segundos.

En momentos como estos, a veces pienso que me despertaré y todo habrá sido un sueño maravilloso. Me pellizco a mí misma; no, sigo despierta. Vivo en una de mis ciudades favoritas de todo el mundo (Leipzig); en mi apartamento, no sé muy bien cómo, entra sol por la mañana y por la tarde; tengo un trabajo que me encanta y los mejores amigos que jamás podría esperar. Tal vez muchas de estas cosas serían posibles aunque solo pudiera hablar en mi idioma nativo…, pero, sin duda, a veces creo estar viviendo un sueño, y en gran parte se lo debo al hecho de que hablo alemán.

kate disfrutando de Praga mientras viaja por Europa después de aprender un nuevo idioma con lingoda

Dominar el alemán

No crecí hablando alemán; nadie más en mi familia conoce el idioma. Empecé a aprender hace tres años, justo antes de embarcarme en un semestre en el extranjero que luego se convirtió en un año en el extranjero y que sigue evolucionando hacia toda una vida. Todo lo que he aprendido y experimentado en este tiempo, gracias a hablar alemán con bastante fluidez, no deja de sorprenderme casi a diario.

Llegar a dominar el idioma no ha sido precisamente fácil, y no dejo de recordar que me queda mucho por aprender. Cada uno aprende idiomas de manera diferente, y conmigo, en los diferentes niveles de mi aprendizaje del idioma, algunos métodos funcionaron mejor que otros. Créeme, los he probado todos:

Formas de aprender alemán

  • Un curso de alemán en mi universidad, que fue estupendo para aprender lo más básico antes de mudarme aquí, y en el que la gramática se explicaba en inglés (A1/2)
  • Un curso intensivo de un mes de duración, que me ayudó a conocer las palabras y expresiones que necesitaría en mi día a día (“Ich hätte gern einmal Käsebrötchen bitte”). Este curso se impartía en alemán, usando muy poco el inglés (A1/2)
  • Un curso de preparación para los exámenes, centrado en el aprendizaje y el uso de la gramática en el contexto académico, que me resultó muy útil para mi Trabajo de Fin de Máster (B1)
  • Un curso de idioma y cultura, en el que mis compañeros y yo pasamos la mayor parte del tiempo yendo a museos y eventos culturales y luego discutiendo o escribiendo sobre ellos (B2)
  • Un “Sprint de Idiomas”, completamente online, con el que disfruté de la flexibilidad de estudiar cómodamente desde casa o durante la pausa para el almuerzo en el trabajo (C1)
  • A lo largo de esta experiencia, también han ido surgiendo un montón de tándems de idiomas improvisados, con mis pacientes amigos y mis compañeros de trabajo. Con algunos amigos hablo exclusivamente “Denglisch” (Deutsch-Englisch), porque ciertas palabras o expresiones son simplemente mejores en un idioma… o porque todavía me faltan algunas palabras en mi vocabulario.

Aprender alemán online: Mi experiencia ganando confianza

Hace poco retomé mis clases de idioma online con Lingoda, después de unos meses de pausa en el estudio formal del alemán. Esta vez no tengo ninguna presión: simplemente estoy tomando clases para revisar la gramática que necesito repasar, para participar en conversaciones sobre temas que me interesan, y para hablar con profesores que corregirán lo que digo. No me cabe duda de que esto está marcando una diferencia, no solo en el oral, sino también en mi confianza con el idioma. Por mucho que mis colegas y amigos me corrijan y sean pacientes conmigo cuando pregunto sin cesar: “”Ok, pero ¿por qué esto está en dativo?””, hay una gran diferencia con alguien que tiene el oído entrenado para detectar los pequeños errores y explicar el porqué. También he aprendido más sobre el idioma inglés en los últimos tres años que en todos mis años de colegio: por cada pocas preguntas que hago sobre las complejidades de la gramática alemana, recibo una pregunta sobre la gramática inglesa.

Seguir motivada

Como todo el mundo, yo también tengo días buenos y días malos con esto del idioma. Agradezco mucho que, si es necesario, puedo cambiar al inglés con la mayoría de la gente que conozco. Esto me pasa cada vez con menor frecuencia a medida que pasa el tiempo, pero todavía hay algunos días en los que necesito la facilidad y la comodidad de mi lengua materna. Pero mi calidad de vida y las innumerables oportunidades que tengo porque hablo alemán son mucho mayores que antes. Casi nunca pienso en cómo habría sido mi vida si hubiera regresado a casa después de mi semestre en el extranjero, porque no puedo imaginar que hubiera sido mejor que esto. Seguiré aprendiendo durante el resto de mi vida, pero hablar inglés ahora es opcional.

Empieza a aprender idiomas

Si quieres seguir los pasos de Kate, entra en la web de Lingoda y regístrate en el Sprint de Lingoda. ¡Podrás aprender un idioma en 3 meses y conseguir un reembolso de hasta el 100%! ¡Elige entre inglés, alemán, español o francés hoy mismo!

¿Estás listo para empezar a aprender con Lingoda?

Personaliza tu plan de aprendizaje y disfruta aprendiendo idiomas.
Artículos relacionados
Elige un idioma y haz el test de nivel gratuito de Lingoda

Pin It on Pinterest

Share This