Nos encanta hablar con nuestros estudiantes, así que nos encontramos con Veronika, estudiante de francés e inglés, para conversar sobre aprendizaje de idiomas, apretadas agendas de trabajo y futuras metas de aprendizaje.

Veronika, ¿qué puedes contarnos acerca de ti? ¿Dónde vives y por cuánto tiempo? ¿Qué idiomas hablas?

¡Hola! He estado viviendo en Bélgica hace unos veinte años, vine aquí cuando tenía solo catorce. Ahora hablo de manera fluida tres idiomas: ruso (por supuesto), holandés e inglés. Puedo, si es necesario, hablar en francés.

¿Qué idiomas has aprendido en los dos últimos años?

Durante los dos últimos años he estado aprendiendo activamente inglés y francés. Hice dos medias maratones con Lingoda: una en francés y otra en inglés. Quiero volver a realizar este tipo de maratones en el futuro, ya que con ellas realmente conseguí llevar mi idioma a otro nivel.

¿Por qué necesitas aprender inglés y francés?

En Bélgica, la gente normalmente habla los tres idiomas oficiales (holandés, francés y alemán), además el inglés es obligatorio en la escuela. Por lo tanto, para conseguir un buen trabajo, necesitas saber por lo menos tres idiomas. Así que me puse una meta, aprendí inglés y francés lo antes posible y luego encontré el trabajo de mis sueños.

¿Cómo cambió tu vida aprender dos nuevos idiomas?

Los idiomas me dieron confianza en mí misma e hicieron desaparecer el miedo a perder mi trabajo. ¡Cuantos más idiomas sepa, más solicitada estaré! Ahora soy capaz de hablar con gerentes y directores con confianza, no como antes.

¿Fue difícil vivir en un idioma, trabajar en otro y aprender un tercero?

Al principio fue muy difícil, porque siempre me equivocaba de idioma y mi cerebro era muy vago. Por ejemplo, cuando estaba muy cansada, empezaba a hablar en un idioma y luego inconscientemente pasaba a otro. A veces me daba cuenta cuando ya era demasiado tarde.

¿Has vivido situaciones divertidas al confundir idiomas?

Sí, un día no dormí lo suficiente y me fui a una reunión. Era en inglés, y me hicieron una pregunta y la respondí. El único problema fue que respondí, con gran seriedad, en ruso. Al principio no entendía por qué todos me miraban de ese modo. ¡Entonces me di cuenta!

¿Es difícil encajar los estudios en una apretada agenda de trabajo-familia-blog?

Lo principal es tener una meta.

Tenemos 24 horas al día, de las cuales dormimos 7-8, un máximo de 7-8 horas de trabajo + 2 horas de trayecto = 18 horas. 24 – 18 = 6 horas por día durante la semana. Si multiplicas 6 × 5 = 35 horas libres por semana.

Si tomas una lección al menos una vez cada dos días y practicas cada día durante 5-10 minutos, ¡todavía te quedará mucho tiempo libre!

¿Cuáles son tus metas actuales?

Quiero seguir blogueando en dos idiomas (ruso y holandés). También quiero mejorar mi inglés y practicar francés para no olvidar lo que he aprendido.

En general, mi objetivo, con tu ayuda y la de mi blog, es motivar a la gente a aprender idiomas. Porque, entonces, todas las puertas se abren.

Puedes seguir a Veronika en su Instagram. También puedes leer acerca de Veronika y algunos de nuestros estudiantes en este blog.

Si quieres poner estas frases en práctica, dirígete a la página web de Lingoda y empieza hoy mismo tu viaje hacia el aprendizaje de un idioma. ¡Nuestros profesores nativos te están esperando para ayudarte!