¿Cómo te sientes antes de una clase de idiomas?

Si te sientes nervioso, entonces no estás solo. Lingoda ha hecho recientemente una encuesta en Twitter y descubrió que 2/3 de nuestros estudiantes se sienten nerviosos antes de una clase de idiomas. Si bien mucha de la responsabilidad para que los alumnos se sientan relajados en clase recae en el profesor, hay algunas cosas que tú, como estudiante, puedes hacer para aliviar los nervios. Lee estos diez consejos para combatir los nervios en tus clases de idiomas.

Antes de la clase

Identifica lo que te pone nervioso

En otras palabras: conoce a tu enemigo. ¿Te preocupa no entender al profesor o a tus compañeros? ¿Piensas que tu acento es muy malo? ¿O quizá te trabas con las palabras cuando estás leyendo? Cuando sepas lo que te preocupa, podrás tomar medidas para enfrentarte a ello. Para el último caso, por ejemplo, puedes practicar la lectura en voz alta en casa, para ti mismo o para tu gato. De todas formas, los gatos nunca te escuchan. Si es algo en lo que tu profesor te podría ayudar, házselo saber.

nervous-man-before-lesson

Estate preparado

Puedes descargarte el material de Lingoda antes de la clase y prepararlo. Al hacerlo, puedes ver las palabras de las que no estés seguro y sabrás lo que el profesor te va a preguntar. Pero no lo prepares en exceso. No hay nada peor para un profesor que un alumno que lee un guion demasiado estudiado, como un robot. Es más, no recuerdo la última vez que preparé una conversación en el mundo real.

Haz un poco de ejercicio

Ejercicio físico, no ejercicios de gramática, que seguro que te estresan. Mueve los hombros para liberar la tensión, gira las muñecas o da un vigoroso paseo antes de la clase. Si esto no funciona, vete a correr veinte kilómetros, porque es difícil estar nervioso cuando uno está agotado.


couple-walking-language-lesson

Toma una taza de té

Si lo tomas con leche, incluso es posible que empieces a sentirte un poco inglés. Tomar una taza de té es lo que yo hago cuando necesito relajarme, pero esto es porque me encanta el té. Si te gusta el chocolate, toma un trozo; si adoras a tu perro, acarícialo un buen rato. Si te gusta la cerveza…, quizá puedas tomarte una como recompensa después de la clase. Entra en contacto con algo que te guste y que te haga sentir relajado antes de la clase y te sentirás menos nervioso.

woman-drinking-tea-before-class

Medita (o algo parecido)

No te saltes este consejo porque te parezca muy hippy. Meditar no tiene por qué ser sinónimo de sentarse en el suelo con las piernas cruzadas diciendo «ommm» (aunque puede serlo, y es algo increíble). Puede ser simplemente cerrar los ojos durante un minuto y respirar profundamente, escuchando música relajante, o dedicar un momento a decirte a ti mismo que puedes hacer esto.

Durante la clase

Recuerda que nadie es perfecto

Si has leído nuestro artículo sobre los errores que los nativos hablantes cometen en inglés, entonces sabrás que esto es cierto. Nadie habla perfectamente todo el tiempo, simplemente algunas personas cometen más errores que otras. Acepta el hecho de que, en las primeras etapas de tu aprendizaje de un idioma, es inevitable cometer muchos errores. Y desde luego que no serás el único que los cometa.

Apoya a tus compañeros

También podría titularse «Recibes lo que das». Demostrar tu apoyo hará que tus compañeros también quieran apoyarte, y se creará un ambiente agradable en la clase. Por supuesto, no necesitas corear «¡Vamos, Yuri, vamos!» cuando tu compañero empiece a hablar. Más bien, asiente y sonríe para mostrar tu interés, y cuando hables di algo del tipo «Creo que eso es muy interesante, Yuri». Y —la regla de oro— no intentes corregir a tus compañeros cuando cometan un error. Si el profesor no lo hace, seguramente tiene un buen motivo.

supporting-classmates-language-learner

Sonríe

Sonreír tiene muchos beneficios profundos en nuestra mente. Forzar a tu cara nerviosa a sonreír modifica realmente la química de tu cerebro y ayuda a que te sientas menos nervioso. ¿No es genial? Así que pon tu sonrisita de Wallace and Gromit, incluso si no sientes deseos de hacerlo.

No te preocupes por los pequeños detalles

El pasado perfecto podría estar fuera de tu alcance para siempre. Puede que nunca consigas pronunciar «squirrel» correctamente. Pero no te preocupes por eso: son pequeños detalles. Céntrate en hacerte comprender y en hacerlo lo mejor que puedas. Eso es lo que verdaderamente importa.

Después de la clase

Haz los deberes

Tus clases de Lingoda incluyen deberes, pero si realmente quieres reforzar lo que has aprendido, necesitas hacer algo más. Dedica unos minutos después de la clase para anotar lo que has aprendido y los problemas que te has encontrado. Tomar el control te ayudará a estar relajado.

woman-making-notes

(10.5 Tómate esa cerveza con la que soñabas hace un rato.)