¡La oportunidad para alcanzar todos tus objetivos!

Seguro que has oído hablar de las listas de cosas que hacer antes de morir, pero ¿alguna vez has hecho una para aprender un idioma?

No importa cuáles sean tus motivos para aprender un idioma, probablemente tengas algunas ideas ambiciosas sobre las cosas que te gustaría hacer cuando lo hayas aprendido bien. Quizá quieres viajar a un país donde se hable este idioma y vivir como un local o quizá quieres leer tu libro favorito en versión original.

Muchos nos vemos reflejados en estos objetivos y otros muchos estudiantes de idiomas han hecho realidad esos sueños.

Si tienes ganas de empezar a completar tu lista de cosas que aprender antes de morir, echa un vistazo a algunos de estos objetivos comunes para aprender trucos que te ayudarán.

Habla sin miedo con un nativo

No es un secreto que vas a necesitar mucha práctica oral. Saca el máximo partido a las clases presenciales u online y piensa en buscar un compañero de intercambio.

También ayuda familiarizarse con vocabulario que quizá quieras usar, incluyendo palabras relacionadas con presentaciones, hobbies o charla informal. Sobre todo, no importa en qué momento del aprendizaje te encuentres: busca maneras de potenciar tu confianza para hablar, como practicar con alguien con quien te sientas a gusto y no tener miedo de cometer errores.

Pide algo nuevo y delicioso en un restaurante

Trabaja tu vocabulario y tu lectura. Lo último que quieres es mezclar un acompañamiento de patatas con uno de coles de bruselas en tu menú.

También necesitas trabajar tu pronunciación para estar seguro de ser lo más claro posible. Practica con un profesor o un tutor nativo que te pueda dar feedback constructivo.

Ponte cómodo y ve una peli extranjera

Si el cine es tu objetivo, intenta empezar poco a poco. Acostúmbrate a ver programas de televisión o vídeos cortos con subtítulos. Que no te dé vergüenza parar con frecuencia y tomar notas cuando no entiendas algo.

Si hay una peli en concreto que quieres ver, intenta leer la sinopsis con antelación. Quizá la quieras ver más de una vez, y está probado que tu comprensión aumentará la segunda vez.

Lee una novela

Ten cerca un cuaderno y un diccionario mientras lees y escribe las palabras complicadas. Algunas veces serás capaz de entender palabras nuevas por el contexto, pero ten paciencia y descansa si empiezas a frustrarte. También es útil refrescar la gramática mientras tanto, pues quizá te encuentres con tiempos verbales y estructuras que no aparecen en las conversaciones diarias.

Explora otro país con tus habilidades lingüísticas

Si quieres viajar, quizá te sientas sobrepasado al pensar en todas las situaciones en las que necesitarás hablar el idioma del destino. Planear con antelación y transformar el miedo en coraje es esencial, pero hay muchas maneras de sentir más confianza respecto a tu viaje. Aunque quieras practicar la lengua oral, no dejes de lado actividades como leer que te pueden ayudar a encontrar el camino. Asegúrate de trabajar el vocabulario que quieras usar cuando visites monumentos o preguntes una dirección.

Clases con Lingoda  

Aprender con Lingoda es una manera genial de practicar tu lengua oral. Todos nuestros profesores están altamente cualificados y son hablantes nativos, ¡lo que significa que aprenderás los matices de la lengua antes de darte cuenta!

¿Hay un reto en tu lista de cosas que hacer antes de morir?