¿Es Limitar las Redes Sociales la clave para la felicidad?

por Laura Jones
July 01, 2019

¿Menos es Más? En relación a las Redes Sociales, definitivamente.

Para la mayoría de la gente es imposible imaginar la vida sin ningún tipo de red social. De hecho, es bastante complicado vivir sin ellas: nos mantenemos en contacto con los amigos, vemos las noticias y hacemos muchas otras cosas en ellas. Así que no te proponemos exactamente que las dejes por completo.

Sin embargo, es demasiado fácil caer en el hábito de hacer clic en cualquier red social en cuanto estamos aburridos o distraídos. Pero con esto nos estamos perdiendo de mucho. Malgastamos nuestro tiempo, energía, además de perder  muchas oportunidades de hacer algo útil y agradable. Como aprender un idioma.

Continúa leyendo para saber por qué pensamos que menos es más en relación a las redes sociales.

Menos chismes  y más conversaciones

A los chismes  habitualmente se le llama caer en el agujero negro de internet. De repente necesitamos saber todo sobre ese extraño que acaba de subir  una foto en las redes sociales. Lo buscamos a través de YouTube, Twitter, Facebook, etc. Dedicamos nuestra tarde completa a aprender de él tanto como sea posible al ser una persona que nunca nos han presentado.

Y todo ese tiempo podríamos haber estado hablando con la persona que está sentada a nuestro lado. O charlando con el camarero si estamos en un restaurante. Hablar con los que tenemos a nuestro alrededor nos hace saber más sobre la gente y las personas que vemos en la vida real. Y nos da una oportunidad para practicar idiomas si estamos en el extranjero.

Menos Comentarios y Más Cumplidos  

“Oh, TENGO que poner un comentario en esa foto que ha subido una persona que no conozco sobre algo que nunca voy a comprar”. ¿En serio? A veces tenemos que parar y preguntarnos: “¿para qué?”. No de una manera pesimista ni deprimente. Pero, genuinamente, “¿qué gano con esto? Habitualmente en el caso de las redes sociales, no ganas nada excepto comentar en la foto de alguien.

Así que en vez de dejar un mensaje en la foto de un extraño, date la vuelta y dale la enhorabuena a alguien por sus habilidades lingüísticas: “¡Tu acento alemán es genial!”. La sonrisa que recibirás y la alegría que aportarás será mucho más gratificante.

Menos Me gusta y Más Vida

“¿Por qué mi foto solo tiene cuatro me gusta? Quizá si le doy a me gusta a las fotos de algunas personas a ellos les gustarán las mías”. Sí, quizá sí. ¿Pero eso te hará sentir mejor o más completo? Es improbable. Si te preocupas menos sobre a quién “le gusta” tu mundo virtual, tendrás más tiempo para preocuparte por las personas que te importan en tu vida real. Pasar tiempo de calidad con la gente es mucho más reafirmante que tener Me gusta de extraños.

Menos Fingir y Más Hacer

No es nuevo el hecho de que lo que vemos en las redes sociales no son fotos auténticas. Esa foto tan bonita de una playa en Bali tiene el mar lleno de basura fuera de la fotol . Esa persona de YouTube que dice que habla siete idiomas solo sabe pedir una cerveza en siete idiomas. (Útil, pero eso no es hablar con fluidez).

Cuanto menos tiempo pasemos fingiendo aspectos de nuestra vida, más tiempo tendremos para dedicar a las cosas que importan de verdad. Así que podemos hacerlo en lugar de fingirlo. Dedica media hora a aprender un idioma en lugar de pasar ese tiempo editando una foto para subir a Instagram. La próxima vez que vayas a tu destino de vacaciones favorito podrás hacer más cosas además de pedir una cerveza.

Menos Comparar y Más Concentración

“¿Por qué no soy así? ¿Por qué no puedo permitirme un vestido nuevo cada día? ¿Por qué él siempre parece que ha salido hasta las 2 de la mañana y está fresco al día siguiente?”. Las redes sociales son caldo de cultivo de las comparaciones, tanto sobre tu aspecto como sobre tu estilo de vida o tu carrera. Pero hay dos cosas que tenemos que recordar. Una: que muchas de las fotos que ves solo cuentan la mitad de la historia. Dos: no importa lo que haga el resto de la gente si a ti no te afecta.

Por el contrario, podemos centrarnos en las cosas que de verdad afectan a nuestras vidas. Como aprender un idioma. Es bastante complicado conjugar los verbos en ruso cuando no paras de distraerte. Y desde luego no debemos comparar nuestras habilidades con los idiomas con las de nadie más. Dejemos las comparaciones para las redes sociales.

Menos Emojis y Más Energía

¿Cuánto tiempo pasas buscando la carita amarilla que resume exactamente cómo te sientes? Desperdiciamos mucho tiempo intentando expresarnos con dibujos. Y esa energía podríamos usarla mucho mejor.

Por ejemplo, podríamos aprender algunas palabras nuevas de vocabulario. Aprender un poco más puede ayudarte de verdad a expresar tus propias emociones, en lugar de dejar que un dibujo animado lo haga por ti. Podrá ponerte eufórico, vehemente o más feliz que una lombriz. .

Menos Posar y Más Progresar

¿Cuántas fotos crees que se hace la gente antes de elegir una para subirla en internet? Yo reconozco que un montón. En una de ellas tu brazo está muy gordo, y en la siguiente ha desaparecido por completo. Y posar para las fotos es una manera que mucha gente elige para pasar su tiempo de vacaciones. En lo alto de una montaña, con los brazos arriba. Una pose de yoga enfrente del Taj Mahal. Y más…

Además de molestar a otros muchos turistas mientras posas, también estás perdiendo un tiempo precioso. Imagina lo que podrías progresar en tus conocimientos si, en vez de posar delante del Taj Mahal, escucharas a la guía contar la historia. Y en vez de molestar a los pobres locales mientras te haces 17 fotos iguales de ti mismo, le pidieras a alguno de ellos que te la hiciera y después charlaras un poco con él o ella.   

Menos Streaming y Más Habilidades

Los servicios en streaming son gran parte de nuestras vidas hoy en día. Llegamos a casa, nos tiramos en el sofá  vemos Netflix. O vamos a YouTube y vemos a alguien que se pone maquillaje y nos habla sobre su día. Y no pasa nada por pasar un rato corto haciendo estas cosas. Nos ayuda a relajarnos y alejar la mente de un día ocupado. Pero, si somos honestos, pasamos más tiempo del que debemos en streaming. Y ver es una actividad pasiva, que no requiere nada de nuestro cerebro. A no ser que veas un vídeo sobre aprender inglés en streaming. Esa es una manera de usar las redes sociales y hacer algo productivo al mismo tiempo.

En resumen, cuanto menos tiempo pasemos en las redes sociales, más tiempo tendremos para hacer cosas productivas.

Así que dejemos los dispositivos un rato y hagamos algunas de las cosas que de verdad importan.  

Elige un idioma y haz el test de nivel gratuito de Lingoda

Inglés

Alemán

Francés

Español

¿Estás listo para empezar a aprender con Lingoda?

Personaliza tu plan de aprendizaje y disfruta aprendiendo idiomas.

Pin It on Pinterest

Share This