Los 7 idiomas más fáciles de aprender

por Jakob Straub
March 17, 2020

Cuantos más idiomas hablas, más fácil resulta aprender un idioma nuevo. Pero hay que empezar por alguno. No te bloquees eligiendo un idioma que sea particularmente difícil. En vez de eso, convierte el aprendizaje de idiomas en una profecía autocumplida centrándote primero en aquellos que podrás dominar rápidamente.

Aquí tienes una lista de los siete idiomas más fáciles de aprender para los hablantes de inglés.

¿Cuáles son los idiomas más fáciles de aprender para un hablante de inglés?

El inglés es un idioma muy conectado: tiene vínculos con muchas lenguas germánicas europeas y más del 50 por ciento de las palabras inglesas tienen raíces latinas o francesas. La estructura, el alfabeto y la composición del inglés son similares a los del francés, el italiano, el español y otras lenguas románicas, lo que, como hablante de inglés, hace que resulte más fácil aprender estos idiomas.

1. Español

Aprender español es fácil o incluso muy fácil para los hablantes de inglés. La ortografía es muy básica, lo que significa que muchas palabras se escriben como se pronuncian. El inglés y el español comparten raíces latinas, por lo que encontrarás muchas similitudes en el vocabulario. El español tiene sólo diez vocales y diptongos, en comparación con los 20 del inglés. Por lo tanto, tanto la pronunciación como la lectura y la escritura te resultarán muy sencillas.

2. Italiano

El italiano es una lengua románica de la familia indoeuropea. Gracias a sus raíces latinas, encontrarás muchas similitudes con el inglés. Las consonantes y las vocales de esta lengua se encuentran entre los sonidos más comunes en los idiomas de todo el planeta, lo que hace que la pronunciación sea bastante fácil. El ritmo y la entonación del italiano también te resultarán muy fáciles de imitar.

3. Francés

Aparentemente, el francés y el inglés son muy distintos, pero esto se debe a la pronunciación. Para los anglófonos, esta será la parte más difícil de aprender francés. Pero descubrirás que en el fondo el francés ha influido mucho en el inglés: ambos idiomas comparten palabras derivadas del latín.

4. Holandés

El holandés es, por así decir, el primo del inglés: es el tercer idioma germánico más hablado, y comparte muchas palabras con el inglés. De hecho, muchas de ellas se escriben de forma idéntica, y se diferencian tan solo en la pronunciación. Sin embargo, todas estas similitudes también vienen acompañadas por algunos falsos amigos.

amigos que hablan idiomas fáciles con fluidez juntos

5. Sueco

Probablemente ya lo habrás adivinado: el sueco también tiene muchas palabras que provienen de la misma raíz que en inglés. Una gramática sencilla y un orden de palabras similar hacen que el sueco sea fácil de aprender para los hablantes de inglés. Una gran ventaja son las formas verbales, en su mayoría invariables en sueco, por lo que a diferencia de las lenguas latinas, ¡no hay que conjugar tanto!

6. Portugués

Como anglófono, después del español, deberías ser capaz de coger el sentido del portugués con bastante rapidez. La parte difícil es la pronunciación, por lo que tendrás que entrenar un poco tu oído. Pero el portugués tiene un buen ritmo fácil de seguir. El vocabulario común te ayudará a aprender el idioma, y las grandes posibilidades de practicarlo también te serán de gran ayuda.

7. Noruego

Es posible que este no lo hayas adivinado; sin embargo, el noruego y el inglés son ambos lenguas germánicas y por lo tanto comparten bastante léxico. La gramática es fácil de aprender gracias a la conjugación, muy sencilla, y el orden de las palabras en noruego es el mismo que en inglés. La pronunciación parece complicada al principio, pero ten en cuenta que en Noruega existen muchos acentos. Así que, aunque puedas sonar diferente a los nativos, ¡pese a todo te harás entender!

¿Qué hace que un idioma sea fácil de aprender?

Hay varios factores que determinan lo fácil que te resultará aprender un nuevo idioma:

– Idioma nativo: Tu lengua materna será tu punto de referencia y siempre harás comparaciones con el idioma extranjero que estás tratando de aprender. Las similitudes, como las palabras que tienen la misma raíz lingüística, hacen que sea más fácil aprender el vocabulario, como es el caso de los hablantes de inglés que estudian francés.
– Habilidades de aprendizaje: Tener un don para entender la gramática, una mente para memorizar el vocabulario, una memoria fotográfica para los caracteres escritos o un talento para imitar la pronunciación, sin duda, es de gran ayuda. Escoge la vía rápida y elige un idioma acorde con tus habilidades particulares.
– Exposición: Como demuestran los niños que crecen siendo bilingües, con la exposición a un idioma extranjero (especialmente a una edad temprana) conseguirás aprender mucho.
– Gramática: Una estructura oracional y un orden de palabras familiar te permiten hacer paralelismos con tu idioma nativo (o con otro idioma, en caso de que hables varios).
– Pronunciación: El lenguaje es comunicación, por lo que hablar es literalmente la mitad del trabajo para dominar un idioma. Una pronunciación que encaje con tus habilidades o que sea cercana a lo que ya te es familiar impulsará tu aprendizaje.
Por último, pero no menos importante, también tienes que ser paciente y mantenerte motivado al aprender un nuevo idioma. Si eres reacio, nada te será fácil. ¡Recuerda siempre por qué estás aprendiendo un idioma para mantenerte centrado!

Si quieres empezar a aprender inglés, alemán, español o francés, entra en la web de Lingoda y regístrate para obtener una prueba gratuita de 7 días hoy mismo.

Elige un idioma y haz el test de nivel gratuito de Lingoda

¿Estás listo para empezar a aprender con Lingoda?

Personaliza tu plan de aprendizaje y disfruta aprendiendo idiomas.