Aprender un idioma: expectativas vs. realidad
por Jakob Straub
September 10, 2020

Estás decidido a aprender un nuevo idioma y ya has dado el primer paso: has reservado tus clases en Lingoda, has comprado un manual o has instalado una aplicación en tu teléfono. Tus esperanzas y expectativas son altas y, en tu mente, te ves hablando con fluidez, como un nativo, en muy poco tiempo. Por desgracia, la realidad se impondrá y acabará con sus sueños de dominar un nuevo idioma en un tiempo récord. En este punto, es importante que no te desanimes a causa de la decepción. ¡Vamos a explicar la diferencia entre las expectativas a la hora de aprender un idioma y la realidad, y te daremos consejos para que aprendas a gestionar tus expectativas.

Cómo chocarán con la realidad tus expectativas al aprender un idioma

Las expectativas que tendrás al aprender un nuevo idioma chocarán con la realidad, pero, si sabes anticiparte a ello, no habrá problema. Al igual que cuando añades ir al gimnasio a tu lista de propósitos de año nuevo, lo que imaginas en tu cabeza al final será diferente de la realidad del día a día.

Estos son los casos más comunes de expectativas vs. realidad que experimentan los estudiantes de idiomas como tú:

EXPECTATIVA REALIDAD
“¡Hablaré con fluidez en poco tiempo! ¡Enseguida estaré hablando como un nativo!” Alcanzar la fluidez y el nivel de un nativo requiere tiempo, dedicación y práctica. Pero, con las clases de Lingoda, ¡hablarás desde tu primera lección!
“He aprendido muchísimo en muy poco tiempo, ¡cada semana voy a aprender el doble que la anterior!” Un calendario de estudio demasiado ambicioso y ponerse demasiadas metas puede tener el efecto contrario al esperado y hacer que te sientas frustrado o decepcionado.
“¡Solo necesito reservar una clase, comprarme un manual o instalar una aplicación para aprender el idioma!” Bueno, en realidad también tienes que ser constante y trabajar. Eso significa que tienes que asistir a la clase, estudiar el libro o utilizar la aplicación. ¡La práctica lo es todo!
“Las clases online no son las más adecuadas para practicar la conversación y comunicarse con los demás. ¿Cómo puedo saber que el profesor está cualificado y se implica en mi aprendizaje?” El aprendizaje online es muy eficaz si se plantea de la forma correcta. Con las clases de Lingoda estarás practicando el oral desde el primer momento, con profesores bien preparados y cualificados.
“No necesito hacer nada más que asistir a las clases.” El aprendizaje no se detiene al acabar la clase, y es muy necesario que practiques lo que has aprendido. Piensa que aprender un idioma es un proceso continuo.
“Voy a aprender este idioma rápidamente y luego me pasaré al siguiente. ¡Pronto seré políglota!” No debes olvidar el tiempo que requiere mantener un idioma. Si no usas lo que has aprendido, lo más probable es que lo olvides.
“Puedo mantener una conversación solo con saber la suficiente gramática, vocabulario o expresiones.” Por desgracia, cómo te desenvuelves en una conversación en un idioma extranjero depende de muchos más factores: lenguaje no informal, velocidad del habla, acento, argot, expresiones, comprensión oral…
El curso o el profesor me dirán cómo tengo que estudiar. Las clases de idiomas, los libros o las aplicaciones en un principio te dicen lo que tienes que estudiar y te ofrecen la oportunidad de practicar y usar tus nuevos conocimientos. Pero eres tú mismo quien tiene que averiguar qué método de estudio es el mejor para ti, ya sea leer en voz alta, usar flashcards o escuchar un audio.
“¡Voy a ser el mejor!” Lo más probable es que siempre haya alguien mejor que tú, ya sea en la clase o en el ranking de la aplicación. La cuestión no es estar (siempre) en lo más alto, sino seguir avanzando.
“¡Voy a ser el peor!” Todos tenemos algún talento a la hora de aprender un idioma. Puede que aún no hayas descubierto el tuyo, pero para eso tienes las clases. Acepta tus errores y los de los demás, a menudo son la mejor oportunidad de aprender y fijar en la memoria lo que has estudiado.

Consejos para gestionar tus expectativas al aprender un idioma

Puede que la realidad te resulte dura y te haga desilusionarte rápidamente, pero, como hemos dicho antes, es importante que no te desanimes cuando te des cuenta de que quizá tus expectativas fueran un poco altas. Hemos recopilado algunos consejos útiles para que sepas cómo gestionar tus expectativas y sigas adelante con el aprendizaje de un nuevo idioma.

Actitud: No pierdas la motivación y no dejes de aprender. Comprométete con el idioma y analiza cuáles son tus expectativas y ambiciones. Hazte un mapa mental del camino que recorrerás al aprender un nuevo idioma.

Competencia: No te compares demasiado con los demás, ya estés aprendiendo por ti mismo o en una clase online. Todos los estudiantes tienen su propio ritmo, sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Concéntrate en los tuyos en vez de compararte con los demás como si fueran la competencia.

Variedad: ¡Haz cosas diferentes para no aburrirte con el aprendizaje de idiomas! Si necesitas un pequeño impulso, haz ejercicios que te resulten fáciles, disfruta de series o películas en idiomas extranjeros y ajusta la duración de tus sesiones de estudio al nivel de concentración que puedas permitirte en este momento.

Motivación: Recuerda por qué quieres aprender el idioma. No te sientas obligado a estudiar y aprender, pero concéntrate en lo que harás con él una vez que lo hayas aprendido.

Actitud: Hay muchas cosas en un idioma extranjero que al principio parecerán no tener ningún sentido, pero en vez de quejarte por ello, acéptalo y sigue adelante.

Objetivos: Establece unos objetivos realistas y factibles. Pueden ser pequeños objetivos, y de esa manera tendrás pequeños éxitos a menudo, en vez de quedarte corto una y otra vez. Celebra esos pequeños logros individuales en vez de centrarte tan solo en el objetivo final de lograr la fluidez.
Ritmo: Practicando el idioma un poco todos los días, aprendes más que con una sesión muy larga una vez por semana sin hacer nada el resto del tiempo. Descubre por qué aprender un idioma mejora tu paciencia.

Curiosidad: Descubre algunos aspectos del idioma que estás aprendiendo que te interesen especialmente, para mantener así tu entusiasmo y seguir aprendiendo.

Energía: Analiza tus prioridades y tu horario para identificar las franjas horarias en las que estás más receptivo al aprendizaje y no estás demasiado cansado o con poca energía para retener el conocimiento.

Errores: Acepta tus errores y no te decepciones si tu progreso no se ajusta a tus expectativas iniciales.

Empieza a aprender con Lingoda

Desde el momento en que realices el test de nivelación de Lingoda hasta que entres en tu primera clase, ¡recibirás todo el apoyo y la orientación que necesitas y esperas! Entra en la web de Lingoda y regístrate hoy mismo para disfrutar de tu prueba gratuita de 7 días. ¡Tendrás acceso a miles de materiales de aprendizaje, test y 3 clases grupales interactivas en vivo! ¿A qué estás esperando?

¿Estás listo para empezar a aprender con Lingoda?

Personaliza tu plan de aprendizaje y disfruta aprendiendo idiomas.
Artículos relacionados
Elige un idioma y haz el test de nivel gratuito de Lingoda

Pin It on Pinterest

Share This