Encuentra tus apodos cariñosos favoritos

Encuentra tus apodos cariñosos favoritos

Por Erin McGann
Actualizado el 01.09.2022

Usamos apodos cariñosos con la gente a la que amamos. Son algo inconsciente y divertido, y siempre hay algunos que son comunes en todas las lenguas.

En su sentido literal, a menudo suenan ridículos. Pero es cierto que oír a alguien usar un apodo con otra persona es una forma de conocerlo un poco más. Eso sí, escoge el momento apropiado: la gente encontraría gracioso que llamaras al camarero babycakes.

Comienza tu prueba gratuita de 7 días


La dulzura inglesa

En inglés, hay muchas variaciones de sweet: sweetheart, sweetie, sweetness, sweetcheeks. Y también es muy habitual usar variantes de baby con tu pareja: baby, babycakes, babe, bae.

Todos estos motes cariñosos pueden usarse con ambos géneros, además. También es bueno referirse a la belleza de tu pareja: beautiful, cutie, pie, handsome.

La comida siempre parece estar presente en cualquier lengua. En inglés, pie (pastel) puede aparecer como cutie pie, sweetie pie, honey pie, incluso pudding pie. Sugar y honey son bastante evidentes, en el campo de lo dulce.

En el Reino Unido deben de ser muy aficionados a los pájaros: los enamorados suelen llamarse hen (gallina) o duck (pato) muy a menudo. Y, por supuesto, llamar a alguien love es muy ilustrativo.

La pequeñez alemana

En alemán, los apodos suelen ser con animalitos. Maus (ratón) y Hase (conejo) son dos formas muy comunes de dirigirte a tu persona amada. Un poco más raro es Schnecke (caracol), que básicamente se usa para referirse a mujeres.

Los alemanes tienen una clara afición a añadir el diminutivo -chen a casi todo para indicar que es pequeño y dulce. Y esto funciona con animales como Mauschen (ratoncito) y Bärchen (osito).

Añadir una -i al final, como Hasi o Mausi, es otra posibilidad, sobre todo si todavía no te decides a emplear el diminutivo -chen.

Dulces alemanes

Por supuesto, también la dulzura es muy popular, con Süße o Süßer, o incluso Süßling. Schatz (tesoro) y Liebling (querido) dan chispa a las conversaciones entre parejas alemanas. Los pájaros también aparecen en alemán, con Spatze (gorrión).

Pero el alemán no sería alemán sin sus impresionantes nombres compuestos. El popular Mausbär (literalmente, ratón-oso) y el comprensiblemente menos popular Hönigkuchenpferd (miel-pastel-caballo) no decepcionan. No, estos dos últimos no nos los hemos inventado. Prometido.

Semejanzas del francés con el alemán

El francés sigue un patrón similar, con mon trésor (mi tesoro) y mon/ma chéri(e) (mi querido/a).

Hay que destacar que el posesivo mon/ma se emplea con todos estos motes cariñosos mucho más en francés que en inglés o alemán. Como en alemán, se puede añadir -et o -ette a algo para hacerlo pequeño y dulce, como por ejemplo ma chouette (mi pastelito).

También puedes usar petit(e) delante del apodo para conseguir el mismo efecto. Mon petit chou es un apelativo muy común y recuerdo cómo los profesores me lo llamaban en la escuela.

¿Y la pajarería francesa?

Por supuesto, en francés también se emplean muchas aves, como mon canard (mi pato), mon poulet (mi pollo), mon poussin (mi pollito) y ma caille (mi codorniz).

En francés hay, además, algunos motes cariñosos que no tienen traducción, como doudou y lolotte, pero son fáciles de decir con voz dulce ¡y funcionan! En el apartado de lost in translation tenemos ma puce (literalmente, mi pulga), que suele emplearse solo con mujeres.

Desde luego, se puede utilizar el comodín mamour, una reducción de mon amour (mi amor), y mon cœur (mi corazón).


Ahora, elige tus apodos cariñosos favoritos

Poner la oreja para descubrir motes cariñosos es una de mis maneras favoritas de aprender más de un idioma. ¡A ver si tú puedes cazar alguno!

Comienza tu prueba gratuita de 7 días


Erin McGann es una escritora autónoma canadiense que se centra en los viajes, la vida en el extranjero, la paternidad, la historia y la cultura. Tras casi una década viviendo en el Reino Unido, Erin se instaló en Heidelberg (Alemania) con su marido y su hijo. Llevar a su familia a todos los castillos y museos al aire libre es una de sus actividades favoritas, junto con la costura, el tiro con arco y la recreación histórica. Puedes consultar su blog de viajes y seguir su obsesión por las casas con entramado de madera en su Instagram.

Artículos relacionados